viernes, 14 de junio de 2013

UN COMPAÑERO DE VIAJE INFRAVALORADO

*********************************************************************************
Por fin hemos podido dar caza a los pequeños snotlings que andaban merodeando por las fauces de vuestro kraken favorito,  aunque con retraso aquí esta el artículo que tantos quebraderos de cabeza nos ha traído. Todo el equipo de las Fauces del Kraken os pedimos disculpas por las molestias ocasionadas.

Un cordial saludo,

Kraken Staff.
*********************************************************************************

Muy buenas noches mis pequeños compañeros de viaje, para cumplir con la tradición de las profundas y bastas fauces del Kraken se le alimentara una noche más con algunos conocimientos ocultos en los diferentes planos de existencia.

El hobby tiene muchos aspectos y maneras de disfrutarlo muy diferentes, uno de ellos es la pintura. Como todos sabemos las miniaturas no vienen pintadas de fábrica y arduo camino hay que recorrer para lograr darlas ese toque que las diferencie del resto. Para poder andar por tan tediosos senderos tendremos a un fiel compañero que nos ayudará a la consecución de nuestro objetivo, el pincel.




Un pincel es una clara herramienta de extrema tecnología alemana...Fuera bromas es una herramienta que está compuesta por tres partes:
 
  • Mango.


  • Férula (Es la pieza metálica que sujeta el pelo y lo une al mango)


  • Pelo.


Hoy no voy a entrar en los tipos de mango, solo debéis sentiros cómodos son su tacto, forma y peso.

Respecto a la férula no hay mucho que decir, los pinceles de calidad se distinguen muy bien de los que son de baja calidad. (Ejemplo de férula de baja calidad y buena calidad.)

Y llegamos al pelo, parte de la que sí que hablaremos más extensamente. Es la parte principal del pincel y el punto de contacto gracias al cual aplicaremos al pintura sobre los modelos.

A la hora de escoger un pincel debemos tener en cuenta algunas consideraciones, tales como:

  • Que todos los pelos estén en la misma dirección.


  • Que tenga la misma forma.


Para estas dos anotaciones siempre se les puede aplicar la excepción del pelo rebelde que es completamente normal.

Para seleccionar el pincel que más se adecue a nuestras necesidades debemos conocer que existen de pelo sintético y natural cuyas diferencias veremos a continuación.

Los pinceles de pelo natural, como su propio origen indica proceden de pelo animal. Según el fabricante utilizan bello de uno u otro. Por lo general son los más caros pero tienen bastantes ventajas. Presentan una gran capacidad de absorción, lo que nos permite pintar grandes superficies sin demasiadas recargas de pintura. Su elasticidad es muy importante, proporcionándoles la recuperación de su forma original y una larga duración (Siempre y cuando el cuidado sea el correcto).




Los pinceles de pelo sintético son aquellos cuyos filamentos han sido elaborados por el hombre de manera artificial. Su precio en el mercado es mucho más económico que los de pelo natural. Sus cerdas son tratadas de muy distintos métodos para dotarles de las características descritas por el fabricante (Capacidad de absorción, suavidad...) Son bastante más fáciles de limpiar pues presentan una mayor resistencia a los productos de limpieza y a la pintura.

Las formas del pince son muy variadas y cada una tiene funciones muy definidas, normalmente su forma está directamente relacionada con la férula que lo sujeta.. Las más habituales son:

Pinceles redondos: La férula es redonda y suelen acabar en punta. Son ideales para pintar perfilados, líneas y detalles.

Pinceles planos: La férula es plana y el pelo es corto y con acabado plano. Se emplean para pintar grandes superficies continuas.

Pinceles planos con ángulos: Cumplen las mismas características que los anteriores, pero la punta tiene un pequeño corte para proporcionar ángulo al mismo. Se emplean para acceder a zonas de difícil acceso empleando los planos.

Pinceles filiberto: Su férula también es plana pelo cuentan con más pelo. Tienen la punta redondeada, lo que los hace ideales para ser empleados en técnicas de pincel seco.
 
Anteriormente se ha mencionado la durabilidad de los pinceles, pues bien la misma está directamente relacionada con la calidad del pelo y con los cuidados que debemos llevar a cabo tras cada utilización. De esto dependerá directamente la vida de nuestras herramientas. A continuación os detallo algunos consejos para el mantenimiento de los pinceles:

  • Su almacenaje debe ser siempre metidos en un bote o similar con la cabeza hacia arriba. Si tenemos su capuchón protector también se lo colocaremos para dar mayor protección a este.
  • Nunca se deben guardar con la cabeza hacia abajo o rodando por la mesa.
  • Es importante controlar la cantidad de pintura que cubre la cabeza del pincel, solo se debe mojar hasta la mitad de la misma. La pintura que entra en la parte interior del pincel (donde se sujetan las cerdas) es la causante principal de que los pinceles se habrán y se deterioren de manera rápida.
  • Se deben limpiar correctamente tras cada sesión de trabajo. Esto incluye lavarlos con un poco de jabón y abundante agua para eliminar todo resto de pintura que puedan contener las cerdas.
  • Para mantener las puntas siempre afiladas se puede emplear un poquito de saliva o algún producto de limpieza para pinceles específico. Esto ya es a gusto del consumidor. Tras este breve paso le daremos la forma afilada a la punta apoyándonos la punta en la en la palma de la mano.



Todo este tiempo os he estado hablando de pinceles que presentan buenas cualidades y como muchos en muy distintas ocasiones nos hemos planteado el comprar los que nos proporcionan las tiendas de los veinte duros. Pues bien este tipo de pincel nunca se debe emplear para pintar miniaturas ni nada por el estilo. Su utilidad quedará limitada a la extracción y mezcla de pintura, también se deben emplear para el uso de mascaras líquidas y masilla líquida. Todo ello debido a lo que todos suponemos, la pésima calidad de estos. Es mejor invertir un poco en un pincel de calidad media - alta a tirar por la borda un trabajo por ahorrar unos euros.

Lo mejor para seleccionar el pincel ideal para la tarea que queramos realizar es estar bien asesorados y con las ideas claras. Como recomendación propia para todos aquellos principiantes que se embarcan en el mundo de la pintura, yo adquiriría un pincel del Nº 1 (para los pequeños detalles que presentan algunos modelos) y un pincel del Nº 2 (para las superficies de mayor tamaño), comenzando por pinceles de pelo sintético. Para comenzar nuestras primeras andaduras son más que suficientes. Según vayas viendo tu evolución, tú mismo te darás cuenta de la misma, llegará el momento en el que necesites cambiar al pelo natural y comenzar a adquirir pinceles en función de las técnicas que más te gustan emplear. Es importante mencionar que las numeraciones no están estandarizadas y pueden variar de un fabricante a otro.

Tras esta breve información compartida sobre el pincel me despido, no sin antes recordaros que nuestra próxima cita será dentro de dos lunas como viene siendo habitual. Cualquier duda, consulta o sugerencia que nos queráis transmitir no dudéis en dejarla reflejada en los comentarios y esta será respondida por alguno de nuestros escribas.

Como bien comente con anterioridad no toda la información que comparto es de autoría propia y me parece bastante egoísta adjudicarme algo que no es mío, las páginas de las que ha sido extraída parte de la información son: