viernes, 4 de enero de 2013

OTOÑO: UNA VISITA INESPERADA

BRETONIA TURNO 1


Sir Galawy de Cyrnues, soy Sir Silvar, conde de Caldwyn y consejero del Rey.



He venido hasta vuestra fortaleza por orden de nuestro soberano para encomendaros una misión de la más alta importancia.



Hasta en la lejanía de vuestros territorios debe haber llegado la noticia, el rey ha enfermado, un misterioso mal aqueja a nuestro soberano y le debilita día a día. Su otro rora poderoso porte se va apagando con el paso de las lunas y con su declive los duques confabulan en su contra.



Debéis saber que el Duque de Marsillion pretende aprovechar la reciente enfermedad de su Majestad para alzarse contra él y reclamar la corona.



Y justo en este instante, que hemos recibido noticias de que el autonombrado señor de los bosques del norte, el minotauro Gunkar el Decapitador, está acumulando más y más manadas en la frontera norte con la intención de atacar Bretonia.



Pero a pesar de todo un destello de esperanza se le ha presentado a nuestro amado Rey.



Los augurios parecen claros, la siempre bendita Dama ha hablado a nuestro Rey en sueños y le ha mostrado el lugar de la más preciada de las reliquias; el santo Grial. El bendito cáliz se aparecerá en algún lugar de las tierras conocidas como Drakenfall; al oeste; y su aparición tendrá relación con los denominados Dientes del Kraken.



Deberéis partir de inmediato y haceros cargo de Fuerte Torwood, un pequeño fortín abandonado  cerca de la ciudad de Lys. Antiguamente ambos asentamientos eran parte de las provincias más limítrofes de la Bretonia árabe, pero tras nuestra retirada de la última cruzada ambos han sido abandonados a su suerte. En tiempos existía en la bahía del Kraken, como también se denomina a estos territorios, una fortaleza bretoniana con una fuerte guarnición; el bastión de Fuerte Túmulo. Hace mucho que no se reciben noticias de la fortaleza, podéis investigar sobre su situación y reclamar el apoyo de las fuerzas de la guarnición si es necesario en nombre del Rey, aquí están los documentos que le acreditan como Señor de todas las tierras que conquiste en Krakenfall.



Será necesario que avancéis con tacto hasta localizar el lugar y el momento en el que el cáliz se aparecerá. Para ayudaros en vuestra tarea os acompañará Lady Briene, iniciada en las artes misteriosas de la dama. Esperemos que con su ayuda seáis capaz de localizar e Grial y regresar a tiempo para curar a nuestro soberano.

               Suerte, y que la dama bendiga vuestras decisiones.

(Movimiento y recaudación)

(Eventos aleatorios)



Las buenas gentes de la vecina ciudad de Lys, antigua colonia bretoniana, ha recibido con grandes alabanzas la llegada de vuestras tropas, las madres elevan a sus hijos recién nacidos para que lady Briene les de su bendición, mientras Sir Galawy toma posesión de la ciudad.


Las defensas de la plaza, una simple empalizada de madera salpicada de atalayas, esta medio derruida, prácticamente indefendible. Objeto de asaltos durante años de las manadas de hombres bestia provenientes del Bosque Oscuro. El fortín es apenas una torre de adobe semiderruida.


Los campesinos mas notables de la ciudad, apenas un poco menos desarrapados que el resto, reclaman la ayuda de los nobles caballeros de bretonia.



Al ver el dolor y la ruina que sufren las gentes de Lys, Sir Galaway ha decidido peinar las tierras aledañas en busca del que llaman Krakgnor, caudillo hombre bestia, y acabar con su reinado de terror.


Durante vuestra búsqueda reclamáis el vasallaje de los campesinos locales, ejerciendo de juez en cuantas disputas tienen. Así pasan tres días.



Al atardecer del tercer día, mientras desempacáis los enseres para el montaje del campamento un rugido bestial detiene la actividad de todos, momentos después los oteadores dan la voz de alarma. En el lindero del bosque las formas humanoides, con brillantes ojos rojos y grandes cuernos de cabra empiezan a formar una suerte de unidades según avanzan a vuestras posiciones. La batalla es inminente, Krakgnor ha decidido el momento y el lugar y pretende encontrar a tus fuerzas dispersas y desorganizadas, pero se enfrenta a fuerzas bretonianas, adiestradas por un estratega nato, y poco tardan en montar y prepararse para el inminente combate

 Batalla

Mientras los valientes caballeros de Galawy terminaban de ajustar sus lanzas, el veterano guerrero observo el campo de batalla. Kragnor había elegido mal el campo de batalla, todo era despejado entre sus guerreros y las fuerzas de bretonia.

La mente de estratega de Galawy evaluo las diferentes posibilidades. Los hombres bestia contaban con dos pequeñas unidades de gors en los extremos, muy alejadas una de la otra. Kragnor se encontraba en la unidad del flanco izquierdo, por lo que Galaway dirijio su propia unidad a enfrentarse a dicha unidad mientras enviaba al resto de sus caballeros a enfrentarse a la otra unidad de gors.

Ante todo debía evitar la pequeña unidad de minotauros que se encotraba en el centro del despliegue de los hombres bestia.

Con un grito de Kragnor, la linea de batalla de las salvajes criaturas comenzo a avanzar hacia los bretonianos. 

Galaway alzo su espada, Mordisco de dragon, y espero hasta que los hombres bestia se aproximarón.  

Las bestias comenzaron a impacientarse y a correr hacia los bretonianos, la distancia se les hacia excesiva, y el ansia de sus hermanos mayores minotauros contagio a toda la manada que empezo a perder el orden. Ese era el momento que habia estado esperando Galawy, con un movimiento de su espada ordeno la carga.




Los jinetes comenzarón a moverse hacia los desorganizados gors, ganando velocidad según se acercaban, el sonido de los cascos de los caballos hacia retumbar el suelo, a medio camino de los hombres bestia los expertos caballeros de bretonia, con sus monturas al galope, bajarón las lanzas y apretarón los dientes ante la inminente masacre.

El choque fue brutal, las lanzas de los bretonianos atrevesarón las dos unidades de gors como el campesino siega el trigo. El propio galawy atreveso con su lanza a Kragnor, que destacaba sobre el resto de sus hermanos de manada. Los pocos supervivientes huyeron aterrorizados mientras los caballeros celebraban su victoria.

Pero aun era pronto, y Galaway lo sabia, con un grito reorganizo a su jinetes para enfrentarse a la amenaza de los minotauros, pero su aviso fue ignorado o paso desapercibido para la otra undad de junetes, que se encontraba al otro lado de las furiosas bestias.

Los minotauros no se mostraron sorprendidos de la carga, o aterrorizados por la perdida de su jefe, si no mas bien al contrario, el olor a sangre hincho sus fosas nasales y con un gruñido de su lider las cuatro bestias cargarón contra la unidad de caballeros que estaba desorganizada.

Los caballeros intentarón reorganizarse demasiado tarde y varios de ellos cayeron presas de las bestiales criaturas.

Lamentando las perdidas pero viendo su oportunidad, Galawy cargo con su unidad mientras los minotauros aun combatian a los pocos supervivientes.



Pero esta vez la carga de los bretonianos no se encontro con debiles gors, la recia carne de los minotauros aguanto parte del daño, haciendo que dos de las criaturas sobreviviesen a la misma.

El combate comenzo a estancarse, las enormes bestias sangraban por multiples heridas y perdian fuerza poco a poco, pero los bretonianos estaban agotados tras el esfuerzo y el largo día de busqueda. Tras varios intercambios de golpes, una de las bestias se lanzo contra los jinetes que aun seguian vivos de su primer objetivo, las espadas atravesaron su negro corazon pero no sin antes permitir al monstruo asestar un terrible golpe con su hacha que termino con el último de los caballeros.
 
Con un mandoble Galawy cerceno la cabeza de la última criatura.
 
Bretonia se alzo victoriosa, no sin demasiadas bajas, buenos caballeros habían caído a manos de esas bestias y algunos habían sido heridos terriblemente, sus fuerzas habían menguado... debería reclutar campesinos hasta que llegasen mas caballeros de fuerte Torwood.