miércoles, 2 de enero de 2013

OTOÑO: LA BUSQUEDA



GUERREROS DEL CAOS TURNO 1:

Kratos Manosangrienta, soy Ta´zzachtek´klec´luk el retorcido, heraldo del más poderoso Dios del Caos, mi señor Tzeencht.

Haces bien en postrarte, mortal.

Tengo un mensaje de mi señor para ti y tus patéticas fuerzas. Personalmente no creo que seas capaz de cumplir con la misión que mi señor te encomienda pero es mi deber informarte; además he pactado con mi señor sobre tu seguro fracaso.

Seréis grandemente recompensados si tenéis éxito, pero si fracasáis…os aguarda un destino mucho peor que la muerte, una agonía eterna como mi juguete personal.

Lo que los mortales llamáis Dientes del Kraken, en la Bahía de Krakenfall, están próximos a activarse. Otros mortales quieren reclamar estos poderosos vórtices de poder, y eso disgusta a mi señor. Los dientes del Kraken son objetos poderosos, y antiguos, muy antiguos.

Debéis apoderaros de ellos antes que los elfos o los humanos, y pervertirlos, para permitir la entrada de los ejércitos de mi señor a la tierra. Te gustaría saber como realizar semejante hazaña…deberás descubrirlo por ti mismo, pero te daré una pista, los hechiceros te darán la clave…JAJAJA.



Movimiento y recaudación

Oscuros pensamientos cruzan la mente de Kratos mientras cavila sobre las ordenes del demonio, sentado en un trono de piedra en lo profundo de la mina del Trasgo, que es ahora su guarida. Sabe que Tzeencht es el dios del engaño, que existe más de lo que el demonio le ha contado, pero tambien sabe que le espera un gran poder si consigue alcanzar los Dientes del Kraken y entregarselos a los poderes ruinosos.

Sus huestes son aun poco mas que una partida de guerra, un puñado de guerreros, de los cuales solo sus Escudos Negros, su guardia personal de guerreros del caos, son de fiar. necesita más hombres...o la ayuda de las oscuras fuerzas del reino de la magia...

Se levanta del trono, esta decidido, avanzaremos sobre el pueblo de Lindertown y ofreceremos un sacrificio de sangre a los dioses para ganar su favor.






 

Eventos aleatorios

La marcha a traves del paso de montaña resulta dura y dificil, la lluvia hace el terreno resbaladizo y provoca que tus tropas avancen con lentitud. Finalmente tu hueste atraviesa las montañas y puedes ver la aldea de Lindertown; varios edificios de piedra dan fe de que anteriormente, debio ser una importante ciudad, abastecida por la mina del Trasgo.

Pero ahora los edificios parecen abandonados. Segun os aproximais a la ciudad los exploradores confirman tus primeras impresiones; la ciudad parece abandonada, la anteriormente robusta muralla de piedra ahora presenta varias aperturas y brechas.

De repente un sonido de decenas de pies llama tu atencion, de la brecha mas cercana comienzan a surgir una figuras humanoides, pero con una cola rosada, y cubiertos de pelo. Las criaturas comienzan a formar frente a las murallas.


Batalla

Con un gesto de su espada Kratos ordena a los barbaros avanzar en linea con sus Escudos Negros hacia la extrañas criaturas, mientras sus mastines del Caos intentan flanquear a las harapientos hombres rata.

Los skaven, vestidos ocmo una abominable parodia de monjes, se agitan histericos, los chillidos y gritos salen de sus filas mientras parecen rezar a sus extraños dioses. Con un chillido aun mayor, los que parecen ser los lideres de las unidades hacen avanzar la linea de batalla buscando con ansia llegar al combate, pero los skaven se encuentran demasiado lejos, y solo una de las unidades consigue alcanzar a los guerreros del caos.

Kratos sonrie con anticipacion, mientras los hombres rata se avalanzan sobre sus hombres. en cunato llegan al contacto, como un solo hombre, los guerreros del caos se mueven a una velocidad sorprendente, cercenando miembros y arrancando peludas cabezas con la facilidad del que esparce mantequilla sobre pan.

Los hombres rata inentan herir a los acorazados guerreros, pero sus improvisadas armas rebotan contra las pesada armaduras. El panico comienza a cundir entre los skaven, haciendo que los supervivientes intenten huir, pero no hay escapatoria. Con un rugido los guerreros del caos persiguen a los rezagados eliminandolos por completo.

El resto de hombres rata se detienen sorprendidos al ver como sus compañeros han resultado eliminados, y es este breve momento lo que necesita Kratos para mandar a sus barbaros cargar contra los restantes skaven. Los Escudos Negros aprovechan su posicion para alcanzar el flanco de la unidad que se enfrenta a los barbaros, haciendo que los hombres rata perezcan en una rapida carniceria.

Mientras tanto los mastines del caos se enfrentan contra una manada de ratas gigantes en el flanco izquierdo de las fuerzas del caos, siendo superados. Las bestias ratoniles comienzan a devorar los cadaveres de los mastines ignorantes del resto de la batalla.

Parece que el combate ha terminado, pero repentinamente un pequeño grupo de skavens se avalanza sobre la retaguadia de los barbaros agitando unos enormes mayales. Los barbaros, cogidos por sorpresa son presa facil inicialmente, pero pronto se reorganizan y terminan con los hombres rata.


Kratos observa a su alrededor complacido, sus bajas no son mas que carne de cañon facilmente remplazable, y la carniceria ha sido grande, los dioses estaran complacidos y el pueblo es suyo. ahora sus fuerzas tienen una base de operaciones desde la que comenzar la conquista de Krakenfall.