miércoles, 2 de enero de 2013

OTOÑO: TAMBORES DE GUERRA

ORCOS Y GOBLINS TURNO 1:



Mi zeñor Kragg, Drugi, chaman goblin nocturno a zu servicio, mi zeñoria....e...e...estaba co-comiendo zetas...y...


¡ahh!¡no mi zeñor!, por favor, debeiz...¡ahh!¡en la cabeza no, zu zeñoria! Keria decir, que...que...zi podeiz atender a este insignifikante guzano...


tengo...tenemoz...un menzaje.


Loz grandez Gorko y Morko me han hablado, zu zeñoria.


¡ahh!¡no zu destrutividad!¡hoy no miento!¡Drugi aprendió cuando zu zeñoria hizo que zu garrapato le perziguieze, no ze debe mentir a zu zeñoria, zu zeñorio ez demasiado aztuto...


Algo ezta pazando en loz grandez tótemz del zur. Mucha magia, un gran    poder...¡para zu zeñoria!


La ezcoria elfa ha dezembarcado en la costa y loz perzigue también, kieren el poder de los tótemz para elloz...¡zi, zi!¡elloz zaben que zolo azi puden derrotar al gran Kragg, zeñor de los Picoz Verdez, caudillo de la tribu de  la Luna Zangrienta!


Zi, zi, zi, zizi...


¿komo dize?...¡ahh!¡Zi, zu zeñoria! Avizare a laz peñaz, guerra, zi, zi...


Podriamoz...buzcar ayuda...¡ah!¡no, zu zeñoria!¡quize dezir carne de cañon, para que que ze llenen de flechaz elfaz y cuando ze lez acaben...jijijijijij, muerte, muerte!!


Zi, zi, zu zeñoria, avizare a loz guerreroz...

Movimiento y recaudacion

¿Y a donde nos dirijiremos, zu zeñoria? ¿Kiere compartirlo con zu Dragi?¿Zi?¿Zi?...

¡Nooo!....¡ahh!... zi, zi, zu zeñoria; Dragi no debe poner en duda zu aztutez pero...las Tierras Fatuas...cozaz terriblez alli, monstruoz, fantazmaz....

 ¡Ahh!¡Zi, zi, zu zeñoria! ez verdad, zu deztruztividad no teme, pero ¿y loz guerreroz?...¡ay! ¡zi,zi! zu zeñoria da maz miedo, ez verdad. Dragi no dudara maz.
 
Eventos aleatorios


Tras el paso de montaña la partida de guerra avanza por la cienaga llamada las Tierras Fatuas. La marcha es dificil, varios guerreros han desaparecido, extrañas luces iluminan la noche con un fulgor fantasmal llamando a los vivos y haciendoles caer en hoyas en el agua.
en la distancia, entre los pococs claros que existen entre la enfermiza maleza de la cienaga, se puede vislumbrar el Diente del Kraken; una extraña construcción formada por circulos concentricos que se elevan en el cielo. Su superficie dorada cubierta de lianas y maleza.

Tras varios dias de penoso avance Kragg detiene a sus hombre para descansar con la intención de llegar al día sigueinte al magico totem. Repentinanmente una enorme masa de carne, musculo, hueso, cuchillas e indescriptibles partes que parecen provenir de una decena de criaturas diferentes irrumpen en la columna entre tus guerreros y comienza a devorar uno de los garrapatos de transporte.

Batalla

Con un rugido, el caudillo orco negro hace formar a sus sorprendidas tropas y obliga con patadas a formar a los arqueros goblin, colocandolos en el centro del despliegue como cebo.
La criatura gira lo que parece sr su cabeza principal y su mirada ciega se fija en los goblins, avnazando entre una cacofonia de chillidos, movimiento de pistones y el arrastrar del enorme vientre.  
  
Pero los malevolos goblins guardan un as entre sus filas, y una enorme bola metalica sale disparada de entre los arqueros para golpear a la bestia, tras ella un fanatico goblin nocturno chilla de placer mientras la bola coje velocidad e impacta en el gelatinoso cuerpo de la bestia haciendo estallas parte del cuerpo. los goblins gritan entusiasmaos, pero poco dura su alegria, pues ante sus ojos las sangrante herida se cierra sin más, dejando como testimonio unicamente un rastro de espesa sangre verdosa.
Al ver el poco efecto que sus goblins han tenido y ante el temor de que sus tropas comiencen a huir aterrorizadas, Kragg decide cargar al frente de sus guardaespaldas, los Incursores Rojos.
La bestia y el caudillo orco se golpean mutuamente buscando la muerte del otro, varios Incursores son aplastados bajo las pezuñas de la criatura o devorados por las cabezas auxiliares mientras Kragg busca un punto debil en el gelatinoso cuerpo.
Un certero golpe de la rebanadora del caudillo orco negro hiere de gravedad al monstruo, los chillidos de dolor ensordecen los ruidos de la batalla; y la criatura comienza a huir hacia la cienaga. Pero el ansia de batalla satura el cuerpo d los orcos y se lanzan tras la criatura que intenta rebolverse contra sus atacantes.
Tras otro intercambio de golpes la criatura empieza a debilitarse. Cubierta de heridas por los orcos, un último golpe de Kragg, que atraviesa la placa osea de la cabeza y esparce los sesos del monstruo, termina con su vida.
El cadaver espasmodico de la criatura es saqueado por los pieles verdes, que reclaman las partes metalicas de la bestia para convertirlas en equipo.
Algunos de los orcos caidos, comienzan a levantarse aun aturdidos. La batalla a terminado.