sábado, 5 de enero de 2013

COMO MONTAR UNA MINIATURA II

Y como lo prometido es deuda, hoy voy a explicaros como utilizar todas esas cosas maravillosas que os explique la vez anterior.

Para ello voy a utilizar un sencillo kroot, que me permitira mostraros el porque de los materiales y el proceso completo. Lo que voy a contar es como un goblin como yo prepara TODAS sus miniaturas, desde el más insignificante kroot hasta mis abominaciones del pozo infernal.



Lo primero es preparar los materiales, en la foto falta el taladro y el pegamento, pero estan entre todas mis cosas en mi mesa de trabajo.


Lo primero que vamos a hacer, como es lógico, es separar las piezas de nuestra miniatura de la matriz usando los alicates de corte. Os pongo un detalle de los alicates para que veais a que me referia con lo de la parte plana.

La parte plana la colocaremos apoyada sobre la pieza para intentar que el corte sea lo más limpio posible.


como se coloca















Argh!! lineas de molde!!!!
Una vez separado deberemos eliminar todo aquello que no pertenezca a la miniatura. En especial prestad atencion a las lineas de molde. Estas lineas se producen durante el inyectado de la miniatura en el molde, al "escapar" parte del material que se inyecta por la ranura entre las dos caras del molde.

Debemos quitarlas por dos motivos: el primero estetico, quita realismo a la miniatura (ninguno de nosotros lleva una raya de carne que le cruce la cabeza, al menos yo no) y segundo por un motivo técnico. Cuando pintemos la miniatura a posteriori esas lineas de molde son aristas muy afiladas que salen de la miniatura y es facil que la capa de pintura se "raje" por ese punto por lo que el desgaste de la pintura de la miniatura es mayor. 

Cuidado con los dedos chicos!!
Además cuando usemos tintas, que son un pigmento muy diluido que podemos usar para hacer sombras facilmente y resaltar ciertas partes, la tinta tenderá a quedarse en estas lineas de molde; lo que de nuevo estropeara nuestro trabajo de pintura.

Las lineas de molde se deben quitar con la cuchilla de modelismo deslizando la cuchilla sobre la linea de molde, con mucho cuidado de no cortarnos e intentando seguir el perfil de la miniatura para no llevarnos con la cuchilla pequeños detalles de la misma.

 y aqui vemos el resultado:



Una vez eliminadas todas las lineas de molde vamos a mejorar aun más nuestra miniatura kroot. ¿Os habeis fijado que la mayoria de las armas de fuego de las miniaturas son ciegas? Es decir, que no tienen el agujero del cañon. Esto es facil de solucionar con nuestro fantastico taladro manual y una broca de 1 mm.


 ¿A que no es lo mismo? No intenteis esto con el taladro electrico (dremel) porque la vibración del propio taladro hace que la broca abarque más que el 1 mm que es la broca, y en espacios tan pequeños puede hacer que la broca se salga y estropee la miniatura.

Una vez terminados todos estos detalles montariamos la miniatura con pegamento para plasticos. Si es necesario utilizaremos el acelerador para las piezas más dificiles, como los brazos.


¿Creeis que hemos terminado? Pues no, aun quedan dos pasos más, aunque si quereis podeis quedaros en este punto, no todo el mundo esta preparado para la perfección ;-)

Ahora en serio, agradecereis gastar este tiempo, las miniaturas luciran como pequeñas representaciones de tus guerreros en el campo de batalla y no como simples monigotes de plastico. Merece la pena acabar el proceso completo.

Si observais con atención vuestra miniatura, sea un kroot o no, observareis que tiene algunas rendijas que quedan entre las piezas que habeis pegado y que hacen que no quede natural. Para solucionar esto utilizaremos masilla, en este caso verde.

La masilla verde viene en dos colores a saber, azul y amarillo, deberemos mezclarlo al 50%. No es necesaria mucha cantidad, tomad como ejemplo la foto.

Mezclaremos bien ambas partes hasta que quede de un color verde uniforme. Si en algun momento se os pega a los dedos mojaros las yemas con un poco de agua, esto hará que podaís trabajar con la masilla sin que se os pegue, pero que sea sólo mojarse un poco las yemas, si os mojais mucho se os hará dificil trabajar con la masilla.


Una vez la tenemos bien mezclada cogeremos una pequeña cantidad con la lanceta de modelismo. Yo suelo utilizar el extremo en forma de cuchilla, pero cada uno que utilice el que le resulte más comodo. Si no me habeís hecho caso (¡Sacrilegos!) y no teneis una lanceta podeís valeros de la cuchilla de modelismo o de cualquier herramienta con forma de lanceta.

Deberemos aplicar la masilla en todas las rendijas, con cuidado y paciencia, procurando aplastarla bien y alisarla y no poniendo demasiada cantidad para evitar que se pierda algun detalle.

 Podemos usar indistintamente uno u otro lado segun sea necesario.

Si la masilla se pega a la lanceta mojaremos la punta en agua, pero procurando siempre no mojarla en exceso, o nos dificultará el trabajo levantado la masilla que ya hayamos puesto.

 Cuando creamos que hemos terminado debemos revisar con cuidado que no nos hemos olvidado de ningun detalle antes de pasar a la imprimacion de la miniatura. Merece la pena gastar unos minutos en ver bien la figura desde todos los angulos, no hay nada más desagradable que hacer todo este trabajo y empezar a imprimar, para darte cuenta a la mitad de la imprimación de que hay una horrible linea de molde en algún sitio que no habiamos visto.



Esperaremos unos 30 minutos hasta que la masilla este más seca. Lo ideal son 2 horas, que es el tiempo de secado, pero si teneis mucha prisa podeís retomar la mini a los 30 minutos.

Haremos una última revisión y, si es necesario, podemos hacer un ultimo repaso con una lima de gramaje medio, en especial en las zonas donde hemos masillado, para eliminar restos que hayan podido quedar.

Por último, con el taladro manual de nuevo, haremos un orificio en la base, con el fin de poner una varilla que nos sirva de apoyo para colocar la miniatura en un soporte para poder pintarla comodamente. Con sólo una varilla será suficiente, si poneís dos luego se hace más dificl encarjar la miniatura.

Además esta varilla nos servirá después para fijar la miniatura a la peana cuando terminemos de pintarla.

Como ya os mecione yo utilizo varillas de laton de ALLOYS, que son muy economicas y largas.

La varilla es mejor cortarla con un alicate normal, pare evitar desgastar el filo de nuestro alicate de modelismo. 

Si no tuvieseis uno a mano podeís utilizar el alicate de modelismo, pero cortar con la base del filo, de esa forma el desgaste será en la parte que menos solemos usar para separar piezas de la matriz.


Debemos dejar una buena cantidad de varilla (unos 2 cm) de tal forma qye este separada lam iniatura del soporte lo suficiente para que no nos moleste a la hora de pintar.

De soperto podemos utilizar un corcho, si es ancho mejor, o un bote de pintura vacio.

Si optais por esta segunda opción los mejores son los de CITADEL antiguos, con forma octogonal, que permiten un buen agarre y poder girar la mini mientras trabajemos después. Si no tenemos, los de CITADEL de tapa de plastico blando (tapa negra o blanca) agarran mejor la varilla.

Si la miniatura no se quedase fija, aplicaremos una gota de pegamento en el punto de contacto entre la varilla y el soporte.

Es importante que la miniatura este en un soporte porque así evitamos dejar marcas de dedos en la miniatura mientras pintamos.



Y aqui teneis el trabajo terminado. Puede parecer una tarea tediosa pero os repito que merece la pena, las miniaturas agradecen estas atenciones luego cuando las pintamos. Además una vez practiqueis un par de veces el proceso es bastante rápido.

Y hasta aqui todo por ahora!

Cualquier comentario, sugerencia, pregunta o reclamación será bienvenida.