martes, 3 de septiembre de 2013

BATALLA EN LA ESTACION 3-61

Los restos de una antigua estructura humana era el único testimonio junto a las ruinas de una serie de bastiones defensivos aislados, que señalaban el lugar de las instalaciones técnicas que debían vigilar.

Shas´o Vior´la Kais Sha´khan repaso el despliegue de sus tropas alrededor de la entrada al complejo subterráneo a través de las imágenes que le llegaban de los drones en tierra.

Hacia 24 tau´crys los ingenieros de O´basir´ha, jefe de la casta de la tierra de la Coalición desplegada en Tetron, habían interceptado unas transmisiones de la Casta de la Tierra humana, los denominados Adeptus Mechanicum, sobre una serie de artefactos de vital importancia abandonados en los almacenes del complejo que se extendía bajo el terreno que pisaban.


 A los pocos minutos los radares de largo alcance del puesto de mando avanzado tau detectaron una serie de estelas desde algún punto en la retaguardia de las fuerzas humanas. Por la firma energética O´sha´khan sabía que pertenecían a las fuerzas de élite de los humanos, los llamados guerreros de armadura roja que habían llegado al sistema hacia pocos días.

Tras una breve deliberación con sus subalternos, O´sha´khan había decidido que cualquier cosa que los humanos considerasen de importancia merecía la pena ser investigado. Y si por añadidura podían eliminar parte de las fuerzas de élite humanas era un valor añadido.
Pero los cuerpos de cazadores tau estaban en ese momento demasiado lejos de la zona para poder reposicionarlos a tiempo; el impulsivo comandante sólo contaba con las unidades de XV-8 de las fuerzas tau en el terreno que esperaban como reservas para cuando los cuerpos de cazadores las requiriesen.

Con el tiempo escapándose entre los dedos, O´sha´khan tomo una decisión, desplegaría todas las armaduras en un único y letal ataque por sorpresa utilizando el complejo como señuelo; el camino del Kauyon era la clave.

- Contacto. – La metálica voz de Shas´el Cal´dris saco al comandante de sus meditaciones. Varios puntos rojos parpadearon en la pantalla táctica de su armadura mientras las fuerzas tau localizaban a los Adeptus Astartes mas allá del complejo entre las alienígenas palmeras.


Uno de los típicos tanques de transporte de los marines avanzaba en el flanco derecho del despliegue enemigo. Cerca, una escuadra de guerreros astartes con voluminosas armas tomaban posiciones cubriéndose en el transporte y una unidad de guerreros de línea un poco mas a la izquierda del rino. Tras ella, el que parecía el capitán de las fuerzas humanas, observaba la estación.

En el flanco izquierdo las imágenes retransmitidas por los drones desvelaron otra unidad de guerreros astartes avanzando apoyados por una pequeña escuadra de marines con armas pesadas similar a la del flanco derecho.

Levemente sorprendido el comandante tau vio a un grupo de soldados humanos corrientes en el extremo izquierdo del enemigo, avanzando hacia una posición elevada entre los árboles. Los marines no habían venido solos. El ruido del entrechocar de metal y madera confirmo las sospechas de O´sha´khan cuando en la retaguardia enemiga, asomaron tres vehículos acorazados con enormes cañones en su parte superior.

- Tienen artillería, shas´el y nuestras armas estan fuera de alcance.- Informo el comadante tau al jefe de sus fuerzas en el terreno, mientras le pasaba las imágenes a su visor táctico.


- Recibido, sha´o.- Shas´el Cal´dris no perdió el tiempo.- Equipos Theta y Alfa, sobre objetivo 02; Delta y Kindar sobre 01; despliegue disperso.- No espero las confirmaciones de sus shas´ui, Activando sus retrocohetes avanzo hacia la sobresaliente estructura de la instalación y disparo a la unidad de armas pesadas del flanco derecho enemigo, revelando el despliegue tau. Los drones telemétricos asociados a su interfaz dispararon una decima de segundo después iluminando al blanco.

Desde la línea tau los pequeños pero potentes misiles que portaban las armaduras volaron hacia sus objetivos. Las pesadas armaduras astartes aguantaron buena parte del denso fuego tau, pero hasta la arcana tecnología de las servoarmaduras cedió finalmente ante tan abrumadora lluvia de impactos.


Ambas escuadras de armas pesadas desaparecieron casi por completo, sólo uno de los super guerreros humanos del flanco izquierdo se levanto estoicamente apuntando su arma y disparando a la escuadra de crisis más cercana, el equipo Delta. El misil voló en dirección a uno de los shas´ui de la escuadra pero en el último momento los protocolos de protección de uno de los drones le hicieron cruzarse en su camino, explotando.

En el flanco derecho el transporte, con nombre en clave rino, había protegido de lo peor del fuego, dejando a tres de los guerreros intactos.

Con un potente zumbido que indicaba que Shas´vre Se´la había sobrecargado su reactor nova, una enorme bola de energía azul bolo a velocidades hipersónicas impactando sobre los supervivientes del flanco derecho. 

La explosión consiguiente desintegro a los tres guerreros astartes junto con dos de sus compañeros de la escuadra de línea cercana. La explosión impacto también en el rino tras el que se protegían los devastadores, haciéndolo explotar en una espectacular bola de fuego.

Los guerreros del interior del transporte salieron despedidos en todas direcciones sin recibir más daños, pero con la escuadra dispersa tardaron unos valiosos segundos en reaccionar.

Sin amilanarse lo más mínimo el capitán astarte avanzo hacia la estructura con una suerte de retrorreactores gritando ordenes sin parar, mientras la línea tau se reposicionaba gracias a sus retrocohetes.

Sha´el Cal´dris apunto hacia el capitán marine pero no tuvo tiempo de disparar; el sonido de los cañones de artillería llego un segundo antes de que los potentes proyectiles balísticos impactasen sobre el joven comandante, volatilizándolo.

- Por el Tau´va, hermano.- Murmuro O´sha´khan mientras la imagen se oscurecía momentáneamente y se redirigía a los medios de visión de Shas´vre Vior´la Se´la.

El comandante tau sello su armadura y miro alrededor del hangar a su escolta de armaduras. – Preparados.-

Según se silenciaban las explosiones un creciente zumbido se superpuso a los sonidos de la batalla. Los sistemas automáticos de los equipos Theta y Alfa, y el armamento secundario de la poderosa XV-104 localizaron la capsula de desembarco un segundo antes de que esta impactase contra el suelo. Una enorme masa metálica de color rojo sangre embistió desde el interior como poseída por una rabia infinita. Las armas de los taus dispararon sobre el dreadnought arrancando placas de ceramita y abollando el blindaje de la bestia metálica pero parecía que nada podría detenerla.


El dreadnougth disparo una nube de afiladas agujas hacia el equipo Alfa que se retiraba, alcanzando los retrocohetes de una de las armaduras que golpeo pesadamente al suelo inutilizada. El brazo de otra de las XV8 cayó al suelo, salvándose la armadura por muy poco.

Viendo que su presa se escapaba, la bestia metálica quedo momentáneamente desconcertada buscando algún otro objetivo.

En la retaguardia de los astartes una nube de polvo cubrió el aterrizaje de O´sha´khan y sus ocho acompañantes. 


Antes de que los motores se apagasen los tau ya estaban disparando sobre la retaguardia de la escuadra de marines que había salido despedida del rino y aun no se había recuperado. Los rifles de plasma y las carabinas de inducción de los drones dieron buena cuenta de los astartes, mientras Ui´rela y Ui´aler apuntaban con sus poderosos blaster de fusión sobre los vehículos de artillería humanos haciendo explotar el primero y fundiendo la cadena del segundo.

Con un gesto O´sha´khan se acerco aun mas a los dos blindados restantes sabiendo que acortar distancias era la mejor defensa contra los proyectiles de artillería.


Ignorando a los tau que se acercaban, los cañones de los Medusa volvieron a rugir, lanzando sendos proyectiles sobre la escuadra Kindar, en el flanco derecho tau, pero los proyectiles cayeron bastante desviados, alcanzando sus tremendas explosiones solo a dos de los drones.


Los guardias imperiales de la colina dispararon sus lanzagranadas y rifles laser en apoyo de la artillería eliminando con su fuego el dron restante, justo antes de que los misiles de las crisis tau sobrevolasen a los humanos impactando en los Medusa restantes y destruyéndolos.

Mientras en el otro extremo Shas´vre Se´la apuntaba a la bestia metálica con la intención de aprovechar su leve desconcierto. Una alarma salto en el lector holográfico cuando el reactor nova se sobrecalentó, desconectando las armas momentáneamente. La piloto tuvo el tiempo justo de maldecir entre dientes mientras vio como el dreadnought se giraba al fin en su dirección y sin esperar un segundo se lanzaba sobre ella; los sistemas de la Cataclismo respondieron automáticamente disparando el armamento secundario no sobrecalentado pero la IA fallo los disparos por bastante. La piloto se preparo para el impacto.


El choque fue brutal, desplazando a la XV-104 varios metros por el terreno haciendo unos profundos surcos en la tierra.

La garra de la maquina humana comenzó a golpear a la elegante armadura tau con frenesí, arrancando varias placas de blindaje antes de que la Shas´vre fuese capaz de interponer el escudo de energía. Con una orden acallo a la IA de la armadura que le aconsejaba no sobrecalentar el reactor con el fin de alimentar el escudo. El resplandor de la defensa de la cataclismo se incremento empujando a la mole rojiza hacia atrás lo suficiente para permitir a Vre´se´la golpear con toda la fuerza que fue capaz el sarcófago blindado de su enemigo y atravesándolo triunfalmente justo antes de que la XV-104 se apagase por el esfuerzo energético.


O´sha´khan cambio de objetivo hacia los guardias imperiales mientras se preguntaba dónde estaría el capitán marine; justo cuando un nuevo rugido anuncio la llegada de una aeronave humana en la distancia. 

- ¡Derribadla! – Ordeno por el canal general.


El equipo de armaduras del fallecido shas´el abrió fuego junto al equipo Delta. O´sha´khan sabía que el modelo de aeronave astarte era tremendamente resistente y haría falta algo más que eso para derribarla, pero el destino quiso ponerse de parte de los guerreros tau y un disparo afortunado penetro en las toberas haciéndolo explotar en el aire.

Mientras los restos del vehículo caían la escolta del comandante tau dio cuenta de los guaridas imperiales. Parecía que todo había terminando, pero de entre los restos de la Stormraven cuatro guerreros de armadura negra se levantaron y se lanzaron sobre el equipo Delta, completamente enloquecidos.


A O´sha´khan no le dio tiempo a avisar a sus guerreros pero las largas horas de guerra bajo su mando se impusieron y a pesar de su terrorífica carga el fuego de respuesta del propio equipo, apoyado por las armaduras cercanas, parecía que sería suficiente. Cuando el polvo se asentó aun quedaba uno de los guerreros en pie, con la armadura totalmente agujereada y volutas de humo asomando entre las juntas. Tambaleándose avanzo hacia el shas´ui mas cercano del equipo Delta, pero el guerrero tau no espero a que avanzase mas y le disparo en la cabeza a bocajarro cuando estuvo lo suficientemente cerca.

La batalla había terminado; pero el comandante tau aun se preguntaba donde habría ido el Capitán marine espacial.