jueves, 11 de julio de 2013

BATALLA EN EL SECTOR 251: TETRON



Shas´o vior´la kais sha´khan miro a través de las lentes nocturnas de su armadura XV8 a las tropas tau que se situaban en posición de forma perfectamente sincronizada.



Por un momento pudo distinguir a O´shaserra escoltado por el comandante O´varah; líder del cuerpo de cazadores que horas antes habían alcanzado a la flota del O´sha´khan, junto con la famosa tau.


El sabor amargo de las ordenes aun le escocia la garganta. Tras el desastre de su predecesor en el planeta frente a las fuerzas imperiales, la propia comandante había decidido tomar el mando vacante con la muerte del deshonrado Shas´o Vior´la Sorcul.

 
 El joven comandante tau se decía así mismo que lo que le dolía era la afrenta a su honor, dado que la falta de su jefe era la suya, al fin y al cabo, pero la realidad es que no le gustaba O´shaserra; y la actitud servil de O´varah aun le molestaba más, pero el gran Aun´va la había puesto al mando de toda la campaña de la tercera esfera y el etéreo jamas había fallado a su raza.


Un movimiento en el limite de su visión atrajo su atención. Las siluetas informes del ejercito enemigo que se posicionaba cerca de unas antiguas ruinas imperiales aprovechando la oscura noche de aquella luna perdida resaltaron en el holograma táctico de su XV8.

Aun no podía creerlo a pesar de los informes presentados horas antes por el jefe de sus escuadras de sombras; pero la evidencia era ahora palpable a unos pocos cientos de metros. Un típico tanque imperial avanzaba rodeado de la bioforma clasificada como termagantes en la zona central del despliegue enemigo. el vehículo parecía un aberrante cruce de ser vivo y maquina, con diversos tentaculos y órganos cuya función O`Sha´Khan no se atrevía ni a imaginar.


Las fuerzas enemigas habían sido detectadas en las inmediaciones de unas ruinas científicas cercanas a la base de avanzada tau y suponían una amenaza para las posteriores operaciones sobre el planeta por lo que debían ser eliminadas. Además los científicos de la casta de la tierra habían localizado diversas trazas de energía que hacían suponer la existencia de paquetes de datos que tal vez esclareciesen la aberración que los tau contemplaban.

Varias señales en la holopantalla le informaron de que las escuadras de guerreros del fuego se encontraban en posición habiendo desplegado de sus transportes mantarraya para situar una leal linea de fuego. El enemigo había sido atraído por las escuadras de XV25, pero estas ya se habían retirado hacia tiempo sin ser vistas.

- Contactos en el cuadrante 34-56; comandante.- La voz de uno de sus jefes de escuadra interrumpió sus pensamientos al tiempo que una imagen de otro de aquellos tanques infectados rodeado de genestalers ocupaba su pantalla momentanemante.


- Recibido. Kallah esta acabando de situar a sus kroot. Escuadra Beta-01; avanzad y apoyad.- Antes de acabar la orden pudo ver al mantarraya de la escuadra reposicionandose para cumplirla.- Alfa-01, avanzamos.- 

Los retrocohetes de la escuadra crisis iluminaron la noche con un arco de luz mientras las armaduras se posicionaban adelantadas a la linea de los guerreros del fuego. Casi al mismo tiempo la escuadra hermana de O´varah se adelanto.


Con un par de segundos de retraso el propio O´sha´khan y los drones telemétricos que le acompañaban sobrevolaron las ruinas que les protegían para conseguir alcance para su ciclobaster ionico.

Aun no habían aterrizado cuando una orden mental del comandante tau hizo que los drones iluminasen uno de aquellos horrores mecanicos, al mismo tiempo pudo ver en su pantalla táctica los diversos marcadores de la escuadra de la comandante y de su propia escuadra Alfa-01.

Con un zumbido Shas´vre Vior´la Sel´a, piloto de la XV-104 del cuerpo de cazadores, disparo sobre el tanque iluminado. A O´sha´khan no le hizo falta preguntar para saber que la piloto había sobrecargado el reactor nova hasta su limite. Habían combatido demasiadas veces juntos y la temeraria Vre´Sel´a sabia que su comandante prefería los golpes brutales y rápidos.


La explosión del cañón acelerador ionico ilumino la noche, obligando a la IA de la armadura del comandante tau a activar el atenuador. Un segundo después la explosión del tanque apago totalmente la azulada llama del disparo, lanzando a los tiranidos en todas direcciones.

el extraño grupo de bioformas tiranidas que parecían unas enormes cabezas flotantes pareció el único indemne de la explosión.

Sin necesitar la orden los tau abrieron fuego al unisono. Junto con las múltiples explosiones de los módulos lanza misiles de las crisis de un naranja intenso los destellos de los rifles de inducción adelantarón el amanecer momentaneamente.


Las bioformas tiranidas fueron literalmente despedazadas en una lluvia de sangre. Cuando el fuego ceso, los dos grupos de termagantes de los flancos habían desaparecido y del grupo central apenas quedaban algunos.


Los kroot de Kallah, apoyados por la escuadra Beta-01 dispararon sobre los genestelers del flanco izquierdo, pero estos se cubrieron tras el tanque infectado y sufrieron solo algunas bajas.

Pero el enemigo no se detuvo, parecía impulsado por algún tipo de fuerza inmune a las bajas. Los pocos termagantes que quedaban se adelantaron buscando a los tau.

Los genestelers empezaron a correr hacia Kallah y los suyos mientras el tanque del flanco derecho avanzaba buscando una mejor posición de tiro.


Los zoantropos ocultos tras el tanque destruido avanzarón hacia la linea tau; mientras unos rayos mas negros que la noche manaban de sus enormes cabezas hacia Vre´Sel´a, que se tambaleo como golpeada por un cañón láser. Por la velocidad de recuperación de la piloto, O´ha´khan supo que la armadura había necesitado inyectar estimulantes para contrarrestar el golpe.

Tras los termagantes se podían divisar figuras humanas, medio renqueantes, que avanzaban empuñando primitvas armas láser.

Unas pequeñas figuras humanoides se encaramaron a una ruina en el flanco derecho portando lo que parecían rifles de francotirador.

El tanque de la izquierda disparo con todo su arsenal sobre el vehículo de la escuadra beta-01; buscando que los guerreros del fuego no pudiesen huir de los genestelers una vez estos acabasen con los kroot.


El tanque de la derecha abrió fuego sobre una de las escuadras de guerreros de O´varah con un resultado de tres heridos graves.

Los extraños humanos infectados apuntarón sobre las crisis de la escuadra alfa-01 y desplegaron una nube de fuego láser, pero los pequeños drones telemétricos de la escuadra cumplieron con sus protocolos de protección interponiéndose al fuego. Los cuatro fueron destruidos pero a cambio las crisis resultaron ilesas.


El azulado sol de Tetron rasgo el cielo con sus primeros rayos a la vez que la voz de O´shaserra crepitaba en el comunicador.- Por el tau´va, hermanos; avanzad y acabad con ellos.-  La estela de sus retrocohetes la llevo frente al tanque de la derecha.

Un fogonazo de su blaster hizo explotar al vehículos entre una lluvia de fragmentos.


O´sha´khan pudo ver la explosión mientras activaba sus propios retrocohetes para acercarse al tanque central- Grupo de escuadras beta, mantened posición, y terminad con los rezagados. Equipo alfa-01, acabad con esos tiranidos flotantes.-

Mientras caía pulso el sobrecalentamiento del cicloblaster al tiempo que disparaba a los zoantropos y enviaba un pulso interferidor al tanque enemigo. Los drones que acompañaban al comandante abrieron fuego con sus marcadores iluminando a los tiranidos. un segundo después los misiles de la escuadra Alfa-01 impactaban en dichas marcas y los zoantropos eran destruidos.

El disparo sobrecargado de la XV-104 sobrevolo a O´sha´khan impactando en el tanque que tenia frente a el, pero sin la eficacia del disparo anterior. un temblor recorrió el tanque que giro su torreta contra la Cataclismo, pero al intentar disparar el cañón comenzó a iluminarse levemente en un color anaranjado y un hilo de humo asomo por la boca del mismo. La interferencia había resultado.


Los guerreros del fuego volvieron a disparar una lluvia de fuego de inducción, pero en esta ocasión sobre los humanos. Dos de la escuadras resultaron totalmente aniquiladas.

- Múltiples contactos se aproximan a nuestra posición, comandante.- La taciturna voz de Shas´ui Lah´n, jefe de sus escuadras apocalipsis puso sobre aviso al comandante. en la pantalla táctica aparecieron una nube de marcas rojas que se acercaban desde e flanco derecho y desde la retaguardia enemiga.


Unos segundos después recibió la imagen de Ui´Lah´n de un enjambre de criaturas voladoras que se acercaban a las lineas tau por el flanco, mientras que una alfombra de nuevos hormagantes se aproximaban desde retaguardia.

O´varah y O´shaserra parecían no haberse dado cuenta aun, ocupados como estaban en destruir el tanque y los restos enemigos.

A O´sha´khan le parecía que estaban obviando algo. Todas las veces que había luchado contra los tiranidos estos luchaban a las ordenes de enormes criaturas monstruosas que parecían conferirles un propósito a los pequeños y numerosos organismos menores.

Como si su pensamiento lo hubiese invocado una enorme sombra emergió de detrás de los carbonizados restos del tanque que la comandante acababa de destruir, encaramándose a la humeante carcasa.

- ! Es el líder sinaptico¡!A todas las unidades: derribadlo!- El grito de O´varah despertó a los tau justo a tiempo.

La enorme bestia apenas se detuvo a buscar a su odiado enemigo antes de lanzarse en un picado rasante sobre la comandante.


La disciplina de fuego de los tau se impuso al miedo y la bestia fue recibida con un muro de fuego de inducción, misiles y blasters. Por un instante pareció que a pesar de lo denso del fuego conseguiría alcanzar a O´sha´serra pero justo cuando levantaba su garras en un ultimo intento de alcanzar su objetivo su cabeza estallo por un proyectil de alto explosivo proveniente de una de las armaduras apocalipsis encaramadas al edificio a retaguardia de la linea de fuego.

La carcasa de la enorme bestia golpeo el suelo frente a O´shaserra al tiempo que las gárgolas y termagantes alcanzaban las lineas tau. - Fulminadlos.- Reitero la comandante.


La batalla había terminado.

Un segundo después de la muerte de la Sombra las gárgolas se detuvierón observando el terreno. Los sistemas de alerta temprana de las apocalipsis reaccionaron automaticamente en cuanto los tiranidos voladores entraron en alcance saturando el aire con sus misiles. Bastaron estas explosiones para que las gárgolas decidieran retirarse, como animales heridos.

Mientras tanto los termagantes recién llegado se detuvieron un momento lanzándose contra un par de drones cercanos que habían desembarcado de uno de los mantarrayas. Parecían mas preocupados por pelearse entre ellos por las supuestas presas que por los tau y fueron presa fácil del fuego de las escuadras de O´varah.

los humanos infectados parecían confusos y tampoco supieron reaccionar mientras las armaduras crisis daban cuenta de los últimos rezagados.

Los tau habían vencido, pero la combinación de tiranidos y humanos parecía presagiar un terrible secreto encerrado en el sector 251.