viernes, 19 de abril de 2013

PINTURA PARA PRINCIPIANTES 2

Saludos, goblins nocturnos y siniestros habitantes diversos de esta carnosa mazmorra. Continuando con mis artículos sobre pintura, y antes de meternos en algo más complejo como los usos de los productos de AK INTERACTIVE, vamos a recordar algunos concepto básicos de pintura, en este caso sobre la imprimación.

La imprimación protege nuestro modelo, proporciona una base para que nuestras pinturas "agarren" y además resulta de gran ayuda para aplicar los colores base; en especial los de menor grado de pigmentación y que cuesta más hacer que cubran.

Otro detalle es que la imprimación es imprescindible para toda una serie de técnicas como el PRESHADING, los 45º y la MODULACIÓN (que explicare más adelante).

Antes de aplicar la imprimación es necesario limpiar nuestras miniaturas con agua y jabón, en especial si son de resina. De este modo eliminamos la finisima capa de desmoldante con la que suelen venir las miniaturas. Esta capa, si no se retira, hará que nuestra imprimación y nuestra pintura se decape de formas muy desagradables, obligándonos a repetir el trabajo desde el principio.

En algunos casos también es interesante limar muy levemente la miniatura, en especial si esta es de gran tamaño y tiene superficies muy planas sin detalles. De esta forma la imprimación agarrará mucho mejor.

Este lijado debe ser extremadamente suave o estropearemos la miniatura. En caso de duda es mejor simplemente lavarla.

El color de la imprimación irá en función de los colores que vayamos a aplicar después y de si queremos una miniatura más luminosa o más apagada.

En mi caso suelo siempre imprimar en gris, que es una imprimación neutra que define bien los detalles y permite jugar con toda la gama de colores sin modificarlos.

Existen otros colores que se pueden utilizar para imprimar, en especial de la marca ARMY PAINTER, pero en mi caso prefiero utilizar los colores básicos y luego dar el color base que imprimar directamente en el color base, a menos que este pintando grandes regimientos.

IMPRIMACIÓN EN SPRAY

La imprimación en spray resulta más útil para modelos grandes. Es necesario aplicarla a unos 20 cm del modelo y con el spray en posición vertical y debemos agitarlo antes durante al menos 1 ó 2 minutos si queremos una buena imprimación.

Lo ideal es hacerlo sobre varias miniaturas o piezas a la vez, esto nos ahorrará mucho tiempo, lo que es una de las ventajas del spray. Para evitar que las miniaturas salgan volando o las piezas se muevan deberemos sujetarlas a la superficie que utilicemos como base. Lo mejor es utilizar algún tipo de listón de madera o algo similar, que nos permita ir aplicando la imprimación y girando la/s miniatura/s.

Aplicaremos varias rociadas cortas a las miniaturas, girando la base en cada ocasión y dando unos segundos antes de volver a aplicar spray sobre el mismo punto.



La imprimación en spray es bastante más lenta en secado que la imprimación a aerógrafo.

Una vez terminemos y este seca es mejor dejar unas horas, como en el caso de la de aerógrafo, para que la imprimación asiente.

Los errores más clásicos son:

- No agitar bien el bote: Esto provoca una mayor salida de aire que de pintura, lo que hace que cueste mucho cubrir la miniatura y puede secar la pintura en el aire, quedandonos una superficie como arenosa. Este error no tiene solución mas que eliminar la capa de imprimación y volver a empezar.

- Acercar en exceso el bote: La distancia ideal de imprimación con spray son unos 20 cm; si acercamos demasiado el spray la pintura se encharcará sobre la miniatura, dejando una superficie con una especie de "balsas".

- Alejar en exceso el bote: Lo contrario que en el caso anterior. Si alejamos demasiado el spray podemos encontrarnos de nuevo con el error del primer punto y que nos quede una superficie arenosa en la miniatura.

- Aplicar rociadas demasiado largas: Cunado pintamos con spray debemos aplicar rociadas cortas, y esperar entre rociada y rociada para que la pintura seque un poco; si no lo hacemos así corremos el riesgo de caer en el encharcamiento explicado en el punto 2.

La imprimación en spray suele ser tipo laca y bastante tóxica, por lo que debemos aplicarla siempre en un lugar muy bien ventilado o utilizar una cámara de pintura o extractor de aire. Además es adecuado el uso de una mascarilla, bastará con una normal de las sencillas blancas que te venden en cualquier ferretería o tienda de bricolaje.

Si vais a imprimar en negro o blanco os aconsejo la imprimación de GW que es de las mejores del mercado, sobre todo la negra. Ambas tienen un acabado muy fino y se usan muy facilmente.

En el caso de que os decantéis por el gris mi consejo es TAMIYA, que tiene una imprimación en este color muy muy fina.



IMPRIMACION CON AEROGRAFO

Otra forma de imprimar, como ya he explicado alguna vez, es utilzando el aerógrafo. Existen toda una serie de pinturas de varios colores preparados como imprimadores (PRIMERS) para utilizar con el aerógrafo. Pero este tipo de pinturas no es el único que podemos utilizar.
No es recomendable utilizar las pinturas acrílicas normales para imprimar una miniatura, no tiene el mismo agarre, ni tendrá la misma capacidad de protección; y posiblemente lo único que consigamos es que la pintura se levante en el momento más inoportuno estropeando nuestro trabajo.

Dentro de las imprimaciones con aerógrafo podemos utilizar diferentes tipos de pinturas:

Imprimacion con esmaltes:

Este tipo de pintura, como las HUMBROL, son muy interesantes como imprimación si con posterioridad vamos a aplicar técnicas de desgaste muy agresivas, como la técnica de la laca que explicaré en artículos futuros.

Para utilizarlas con aerógrafo deberemos diluirlas con WHITE SPIRIT. La proporción puede variar de pintura a pintura pero normalmente suele ser al 50%.



Este tipo de imprimación ,al utilizar un disolvente agresivo, es bastante abrasiva por lo que deberemos limpiar nuestro aerógrafo cuando terminemos con mucho detalle. Lo ideal es hacer uso de un aerógrafo sencillo, tipo CHAVES, para este tipo de pinturas.

Recordad que la imprimación en aerógrafo es mejor darla con una presión lago mayor de lo normal (unos 2,5), en especial si usamos pinturas algo mas densas, como en este caso.

Imprimacion con lacas

La imprimación con pinturas tipo laca, como las TAMIYA o MR HOBBY, puede sernos útil si queremos un color muy especifico, en especial para vehículos puramente militares (tanques en colores clásicos) ya que estas dos marcas cuentan con una gama de colores muy interesante.

Para aplicar esta imprimación deberemos diluir la pintura con diluyente para lacas en una proporción de 40% pintura y 60% diluyente. Un diluyente muy interesante es el de GAIANOTES, pero es bastante difícil de encontrar. Otro diluyente para lacas más fácil de conseguir es el de MR HOBBY o el propio de TAMIYA, aunque este último si no encontramos ninguno de los anteriores.

 
Como en el caso anterior el diluyente de este tipo de pinturas es muy agresivo, por lo que deberemos limpiar nuestro aerógrafo en detalle.


La imprimación tipo laca seca bastante rápido y son muy resistentes. El diluyente es muy agresivo por lo que no recomiendo utilizar este tipo de imprimación con pincel más que para pequeños detalles.

Imprimacion con acrilicos

Como ya he dicho, en el caso de utilizar acrílicos lo ideal es hacer uso de las pinturas que existen creadas al efecto para este propósito. Son más densas que la pintura acrílica normal, para hacer un mejor agarre.



Las pinturas acrílicas lo que hacen es crear una fina capa del color escogido sobre el modelo. La imprimación acrílica no interacciona con el modelo. Es por eso que en ocasiones la imprimación se puede levantar a modo de piel si no hemos lavado correctamente la miniatura o no hemos dejado asentarse la imprimación.

Para evitar este desagradable hecho podemos, como ya he mencionado, lijar muy suavemente la superficie del modelo con una lija de papel de muy alto gramaje (150 por lo menos) para eliminar ese pulido característico de las miniaturas.

Además debemos limar las aristas levemente, pues es en esos puntos (el filo de las espadas, los pinchos...) por donde la capa puede romperse. No es necesario dejar nuestras espadas romas, basta con pasar muy suavemente una lima de alto gramaje por la arista para suavizarla y evitar ese efecto corte en la "piel" que haremos con la imprimación.

En este caso no nos hace falta ningún tipo de diluyente; sólo es necesario agitar bien el bote de imprimador para que la pintura sea homogenea, antes de echarla en la cubeta de nuestro aerógrafo.

IMPRIMACION A PINCEL

Otra forma de imprimar es con un pincel de punta redonda y grande (numero 6, por ejemplo) y pintura para imprimar.

No recomiendo en ningún caso imprimar a pincel más que para repasar detalles que pudieran haber escapado a la imprimación con spray o con aerógrafo. Resulta un trabajo tedioso, debemos diluir la pintura bastante, el tiempo de secado es bastante dilatado y el acabado mucho menos fino que en el caso del spray o el aerógrafo.

De todos modos sin aun así queréis probarlo lo correcto es utilizar pinturas adecuadas para ello, con una densidad mayor que lo normal en las pinturas acrílicas. Un buen ejemplo es el GESSO de color negro.

En el caso de querer imprimar con pinturas tipo laca o esmalte a pincel, deberéis diluirlas primero, como en el caso del aerógrafo, aunque en una proporción un 20% menor; aproximadamente.

De todos modos reitero que, al menos en mi caso, este sistema siempre me ha parecido engorroso, poco práctico y con un acabado insuficiente.

Y hasta aquí todo lo que se y he podido leer y experimentar sobre la que es para mi una fase fundamental del pintado de miniaturas.

Puede parecer un paso innecesario del pintado pero en mi experiencia es una parte fundamental, que ayuda mucho al trabajo posterior y que permite un control mayor de la pintura en los pasos posteriores por lo que os aconsejo encarecidamente que impriméis vuestras miniaturas.

Eso es todo por ahora. Estad atentos a los próximos artículos!!